lunes, 8 de julio de 2013

Lujuria


Y sigo preguntándome, como la noche puede contener tanta lujuria, tanto deseo  en un solo espacio… en tan solo dos cuerpos… sobrando motivos para hacerlo cuando no lo hacíamos…
Y sigo preguntándome cómo es posible que tanto deseo no exploten en nuestro ser, como tantos besos no consumen aquellas almas que decimos tener, mientras la habitación se llena de sonidos extraños pero conocidos, mientras entre aromas con sabor a delicia, calenturas de verano con un tenue color de primavera y palabras que se dicen cuando no se dice nada,  como es posible que tantas cosas se puedan hacer mientras no se hace nada…
Como le llamamos al placer que no es placer, como le decimos a nuestros cuerpos que deben parar o podríamos morir de tantos orgasmos, como le dirás a tus labios que pare de besarme el cuerpo por que los míos también quieren hacerlo, como decirle a tus manos que paren de tocarme mientras mis manos no paran de tocarte, como decirte un te quiero mientras tan solo oigo tus gemidos pidiéndome más.
Y sigo preguntándome como llamar a esto que hacemos mientras no lo hacemos, y sigo preguntándome como existe algo que no existe mientras los dos lo negamos, y sigo preguntándome  como esta noche se llenó de tu sexo apoderándose del mío, y sigo preguntándome ¿si debo parar de preguntarme?
Y sigo preguntándome como la noche dejo de ser noche y nuestra lujuria se convirtió en ternura con un tenue sabor  a deseo y sigo preguntándome como se hace lo que hicimos sin haberlo hecho, como decirle a mi alma que pare de mezclarse con la tuya, porque al hacerlo siento que me pierdo cada vez más…
Y me pierdo aun sin quererlo, y me pierdo por que adoro perderme contigo, y te pierdes aun sin mí, esperando sea conmigo y te preguntas como lo hago, mientras me pregunto cómo lo haces, deseándote mientras me deseas, tocándote mientras me miras, tocándome mientras te miro y te beso aunque no quiera mientras me besas queriéndome…

Y me pregunto… ¿Por qué me pregunto sobre esto? Y te preguntas… ¿Por qué me pregunto sobre esto? Y nos preguntamos por motivos para hacerlo o de dejar de hacerlo… solo que esta el detalle que no paramos de hacerlo, porque nadie tiene idea cuan feliz somos cuando lo hacemos…

miércoles, 3 de julio de 2013

El egoista

Si quieres esta noche aferrarte a los sueños y dejar de vivir en la realidad? por qué entonces piensas en mí?... yo sé, que tanto daño te hice, que quizás no me atrevería a comparar con el daño que me hiciste...
No existe ya la magia solo existe ese ardor absurdo que siente mi cuerpo por donde pasaron tus caricias y aún existe aquella herida masoquista que solo quiere sangrar por tenerte un poco más.
Y aun así me dices que me aleje, me dices que te vas... pero al mismo tiempo me dices que no te deje...
Y no te quiero dejar, te lo juro que no te quiero dejar... aunque duela... aunque te haga daño... aunque nos hagamos daño... no te quiero dejar, no quiero saberme sin ti, no quiero verte sin mí, no quiero imaginarnos sin nosotros...
No es necesario que me pidas esas cosas, porque lo haría y lo hago desde que te conozco, decirte  lo preciosa eres, cuanta perfección guarda tu mirada y como me pierdo en tu ausencia, no me pidas que te olvide. Te juro me quedare contigo y no volveré a decirte un te amo, pero no me pidas que te olvide...
Sé que soy un egoísta de mierda, al retenerte en mi memoria y no soltar tu cuerpo cuando debería, sé que esas noches debí ser más amable y romántico... y acariciarte como si no hubiera mañana, sé que debí decirte más te amo y jamás lastimarte de tal forma como solo yo se lastimarte, sé que duele pensarme, sé que duele demasiado cuando te toco y que aun así estúpidamente no puedo controlar este deseo de tocarte y besarte, sé que este mundo dejo  de ser lógico  cuando te bese, y la lógica perdió su ética cuando te hice el amor, no importaba cuanto dolía, cuánto daño te hacia no te alejaste, y ahora estoy yo aquí lastimado y sufriendo sin importarme convertirme en una sombra, en convertirme en tu sombra, amarte en silencio quedarme cerca, nunca más decirte un te amo pero besarte imaginariamente y en esas noches que se  pensaras en mi... hacerte el amor con arte... aunque duela... sé que duele, porque también me duele...
Maldita sea como duele el tenerte cerca, maldita sea cuánto daño soy capaz de hacerte... maldita sea mi cobardía y mi debilidad... no entiendo ni entenderé, no importa cuánto duela pero de ti, te juro no me alejare... y en silencio tan solo por no hacerte daño te amare... pero te juro no me alejare...

Hasta que tú me pidas que lo haga... aunque quizás aun así... no lo hare...