sábado, 1 de diciembre de 2012

La hora


son las cinco y cuarto
se aproxima la hora de verte
el sol se esconde suavemente
mientras aquella suave brisa
susurra tu nombre

son las cinco y media
y yo ya deseo besarte
mi reloj se toma el tiempo
como yo tomaría tu cuerpo

son un cuarto para las seis
y mi nervios invaden mi cuerpo
mientras que mis dedos
imaginan tu piel

Son las seis en punto
la noche llego sin estrellas
la luna sale incógnita
y la noche cubre tu ser
mientras mis besos llenan tu boca

0 Comentarios: