viernes, 4 de diciembre de 2009

Encuentro de amigos



 Ella y Yo 
Encuentro de amigos

(Final)

Era verano , Miraflores un excelente punto para reuniones, para pedir perdon y comenzar de nuevo...

-Es increible que estemos nuevamente juntos despues de tanto tiempo
-Ya lo creo en especial que la ultima vez que te vi fue...

-Olvida eso, perdoname fui un estúpido, aquella época, todo lo que te hize...
-Lo se me cuesta un poco perdonar la gente...
-que va amigo, tu eres la mejor persona que eh conocido, incapaz de dañar a las personas, aquello no debió pasar, pensé con la rabieta, los celos y te hice mucho mal, tarde mucho en encontrarte, para pedirte perdón, por todo el mal que te hice.
-Si fue una mierda lo que me hiciste... -Respondí mientras ahogaba mi sonrisa en una vaso de cerveza.
-Perdoname Richard, destrui tu futuro, ella no me amaba mas y desquite mi furia en ti...
-Pense que habias dicho que lo olvidemos, creo que dijiste algo de "sin resentimientos" no? Cuentame que hay de nuevo en tu vida...
-Si tienes razon han pasado muchos años, todo ha cambiado son otras epocas, estoy casado con una hermosa mujer, tengo un buen trabajo creo que me ha ido muy bien.
-Me alegro, asi que te casaste.
-Si Yanina, te acuerdas de ella, la que tenia esos preciosos ojos verdes, que te seguia a todos lados, pues termino en mis garras y al final nos casamos.
-Oh claro esa Yanina- Metiendo la mano la bolsillo asegurandome de que aquello sigue ahi.
-Ella me ama , yo lo amo la vida es perfecta...
-Pensé que tu no creías en el amor, solo en buen sexo...
-Bueno eh cambiado, y ahora que tu haz vuelto todo esta bien...  Siento que me eh quitado un gran peso de encima.
-Que bueno por ti amigo, que bueno que hayas superado todo, a mi no fue tan facil pero sigo vivo que es lo bueno, Sabes hace unos meses me encontre con Sthef...
-Asi que ella volvío a Peru... Supongo que ella no querra verme, deberian intentarlo ahora no creen?, no tengo ningun problema.
-Ella esta feliz mente casada, tomamos unas copas y conversamos por horas, fue ... especial.
-Perdon - Lo dice mirando a su copa, quizas ya afectado por las continuas rondas de cerveza, siempre fue peor bebedor que yo-  Jodi sus vidas...
-Olvida eso no sirvo para perdonar, aunque creo que soy bueno olvidando- Ofreciéndole la mejor sonrisa hipócrita que pude darle-  ella esta casada, muy felizmente casada, tenia un muy buen empleo que dejo en Roma para venir a trabajar a Perú, jajaja si solo a ella se le ocurren esas cosas...

Fueron largas horas de conversacion, y el cronometradamente se aseguraba de soltar un, "perdon amigo" o un "no debi" , creo que en el fondo sentia y lamentaba todo lo que hizo, pero que va, perdonar no es lo mio, olvidar creo que si. Pero el hecho de que pidiera disculpas todo el tiempo no me facilitaba el reencuentro, si el tan solo entendiera que olvidar es mas facil cuando no te lo recuerdan cada cinco minutos.

-Bueno creo que es hora de irme, tu estas ya tomado y yo estoy por estarlo.- Le dije entre risas, totalmente arrepentido y esperando irme rapido antes de caer desmayado por el alcohol. Pero él casi en estado de trance totalmente ebrio mirando su vaso de cerveza casi  vacio, lo hizo nuevamente.
-Richard perdoname por favor, no se que hacer para estar a mano- Hay pobre infeliz, tan fácil pudo haber sido dejarme ir,  solo dos metros mas, y esto habría terminado de mejor manera. Reviso mi bolsillo, busco aquel objeto que aprisione toda la la noche, llena de mi sudor nervioso inicial, lo contengo en mi mano le doy una ultima ojeada, todas aquellas dudas que tenia al inicio, el miedo, la ira, el odio, todo se disipo, era algo que tenia que hacer, me acerco a la mesa, colocándolo con la mayor delicadeza posible, mirandolo directamente a los ojos.

-Esto se le olvido a Yanina ayer, por favor devuelveselo, dile que tambien me dio gusto verla...- No se si que le sorprendio mas a el, mis palabras o ver la sortija de matrimonio de su esposa sobre la mesa, dejada por su antiguo amigo, con quien paso toda la noche disculpandose y buscando la manera de expiar sus culpas, al mismo tiempo que recordaba que su esposa llego en la mañana muy agotada de su viaje a Lunahuana, solo buscando su cama para dormir. No puede perder la mirada del anillo, miles de pensamientos le vienen a la cabeza.
- Te dije que el perdonar no era lo mio, creo que el olvidar ciertas cosas tampoco es lo mio...  ahora estamos a mano... adios
Camino sin voltear a tras, no había tiempo para sentir culpa, o sentir odio, o satisfacción , solo buscaba tomar un taxi , llegar a casa, bañarme y con suerte el despertar seria un poco mejor.

0 Comentarios: