lunes, 16 de noviembre de 2009

Carta a un angelito


 

Para esperarte, tendré que mirar a las estrellas con calma, esperar el suspiro correcto y quizás con suerte sembrar la semilla en su lugar.

Esperar nueve meses cuidándote en tu chalet personal, viviendo tu independencia aun antes de conocer el mundo, pero créeme que siempre cada noche y cada mañana estaré ahí tocándote la puertecita d tu primer refugio para darte los buenos días y despedirme antes de dormir o simplemente para brindarte un beso directo a tu corazón de latidos presurosos y sin fin.

Si eres mi retoño mi que naciste desde mi corazón tomando lo que con gusto te cederé parte y de ser posible toda mi alma, se muy bien que no lo harás muy fácil, te gustara complicarle y hacer saber que estas ahí, pero no será necesario pues estaré ahí para ti, con un beso en la entrada de tu cuartito y una caricia cuando sienta tus pataditas.

Por fin habrán pasado los nueve (diría eternos) meses antes de podernos ver, aunque algo me dice que serás tan impaciente como yo y no te  importara salir un par de mesecitos antes como tu padre lo hizo también.

Supongo que el primer día que te vea, llorare como cual niña de emoción, no me importara que ahí este tu hermosa madre o tu insoportable abuela (jejeje) y créeme que desde ese momento nada ni nadie volverá a impedir tenerte en mis brazos y hacerme tu guardián personal, algunos querrán organizar una gran fiesta y estoy seguro que yo también, pero estoy seguro que lloraras al escuchar tanta bulla, (jejeje) y como tu padre preferirás no estar o que te lean un cuento antes de dormir.

Pasaran tus años, quizás haciéndome difícil la cosa (alguien me dijo que cuando nazcas me harás pagar todas jejeje) pero no me importara dormir una hora al día por tenerte 23 en mis brazos, y si tu me lo permites que sean las 24 horas (Dios gracias existe Red Bull y el café) tendrás esos ojos lindos de tu madre(y espero no los tristes de tu padre) con los harás valer cada segundo que te tenga en mis brazos durante esas noches largas y esas mañanas difíciles.

Aun sin hablar ya habremos inventado nuestro propio idioma en los que me contaras como fue tu día, entre el baño matutino y la leche que te dará tu madre, aunque estoy seguro que tendré que esperar unos buenos comentarios antes de que me cuentes si tuviste un mal rato... (Terca como tu padre de no gustar hacer sentir mal a nadie) pero tienes que saber desde ya mi niña que en mi podrás contar siempre para bien o para mal, te defenderé de todo aquello que algún mal te quisiera hacer.

Te amo tanto (o mas aun) de lo que amo a tu madre, anhelo tanto tu regreso que ya imagino tu infancia, entre lo complicado, caótico y estoy seguro enormemente feliz que harás mi nueva vida contigo, (jejeje) te espero con ansias, mis noches se hacen solas esperando tu llanto para llamarme a tenerte en mis brazos.

Angelito mío apresúrese en llegar que su padre aquí esperándole  siempre esta, espero por tu aroma dulce por tus palabras tiernas y esos ojos que por siempre me harán soñar.

Pronto sin darme cuenta tendrás ya 2 años ya caminando, lo que te aseguro será mi primera preocupación, (tendré que alfombrar toda la casa o no viviré tranquilo pensando en que te caerías) , estoy seguro que en esas noches de soledad iras sin dudar a buscarme , te meterás entre las sabanas, y te aferraras a mi cuello posando tu cabecita en mi pecho para dormir escuchando mis latidos y yo al despertar seré el hombre mas feliz de tenerte en mis brazos y saber que me buscaste a mi, te amo tanto mi niña como ansío tu llegada pronto.

Esperare con ansias esos días de fin de semana, en que con presura buscaras mi cuarto para despertarme tirando de mis cabellos, emocionada por ir a la playa por primera vez con tu padre, no se si me despertare por las "caricias" que haces en mis cabellos o por los regaños que seguro soltara tu madre, (jejeje) a lo que terminare regañando a ella, por que tu mi niña si deseas puedes despertarme a palazos (jejeje).

Espero con ansias, tu llegada, verte caminar, tu primera palabra (y ojala sea papa) verte sonreír cada mañana, sentirte despertarme en la madrugada o en esas mañanas de colegio, verte escribir tu primer poema y saber que siempre serás mejor que los de padre.

Espero que ahí en el cielo esperando turno para llegar te llegué mi carta y sepas que aquí estoy escribiendo para ti, esperando tu llegada...

Este tu padre algo loco, algo perdido pero siempre esperándote.

Tu padre

1 Comentarios:

Ro§§e dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.