miércoles, 4 de febrero de 2009

Carmesi : Origenes Capitulo III Erase una vez





CARMESI: ORIGENES



CAPITULO III: Erase una vez

(ROSSE)



La vida no siempre es como uno espera que sea, a veces del modo difícil y el mas cruel posible arrancan de nuestros ojos esa tela de seda que oculta todos los horrores de la realidad, pero eso jamás evitara que yo siga buscando y creyendo que existe un bien, y una fuerza para combatir esos horrores que se esconden en las sombras; para mi esa fuerza eran los Paladines, un grupo secreto de personas que dan la vida , en ocasiones mas que eso, por asegurarse día a día y noche a noche, que aquellos cuentos de terror se queden como lo que son cuentos de terror; y Yo Rosario Vanholf algún día seré parte de aquel grupo y seré conocida como una Paladín, como lo fue mi padre y hermano que...



- Soldado VanHolf no tolerare nuevamente su distracción en un patrullaje -Dijo Atreyu, el supervisor de turno sin obviar que era desesperadamente insoportable, esta prohibido distraerse en estas patrullas, algunos no suelen regresar de ellas, a pesar de ser apenas una soldado, que viene a ser el rango de cadete dentro de los paladines, cada acto que hagamos esta bajo nuestra propia responsabilidad.



-Si señor, no volverá a pasar.- Respondí muy segura de mi, siguiendo el paso alerta del grupo, éramos un grupo completo de 12 soldados, todos a la expectativa de buscar su oportunidad de ascender a caballeros y si la suerte acompañaba esta noche a ser paladines, pero llevo suficiente tiempo haciendo patrullas para saber que el deseo de ascender va muy de la mano con una trágica (por no decir estúpida a veces) muerte. Por mas que me concentraba en no relacionarme mucho con ellos, en tan solo quedarme sentada en el rincón y esperar todo termine y quizás con algo de suerte, todos regresemos con vida, pero de no serlo así, no me atrevería a formar ningún lazo amical con ellos, duele demasiado llorar la perdida de una amigo o ser querido, ya perdí demasiados...



-No seas trágica niña y enfócate...- Sentí el susurro de presea a mi lado, siempre me seguía a todas las salidas, podría asegurar que el único motivo por el que sobreviví a tantas es por ella, mi amiga y maestra. Nunca pude enterarme bien quien era mas que su nombre clave, Presea la conocí el primer día que me salvo de un vampiro al cual despacho en cuestión de cortos segundo, podría jurar que bailaba ballet en lugar de pelear , aquel día la seguí a todas partes rogándole me ayude y me haga tan fuerte como ella, creo que luego de tenerme encima dos largos meses accedió no solo a enseñarme si no a ser una especie de guardaespaldas pues no se separaba de mi, era bastante curioso cada vez que le decían q no podía salir al patrullaje y la forma tan "delicada" como los ignoraba colocándose sus audífonos con música a todo volumen.- Tengo un mal presentimiento, sin contar que me pone muy nerviosa salir a patrullar con tanto inútil al lado - dijo sin el menor descaro mirando al rededor a todos los soldados.



El patrullaje era el de siempre, silencioso, lleno de susurros, algunos alertas y otros no tantos, siempre venían dos o tres supervisores, normalmente eran caballeros pocas veces nos asignaban a paladines como "niñeras" quizás por q no les agradábamos o en el peor de los casos no les importaba que terminásemos como comida de alguno No-Humano que se aparezca en el camino. Preferíamos llamarlos No-Humanos por que hasta donde nosotros sabíamos se trataban de licántropos o vampiros, pero mas de uno aseguraba que no era lo único que acechaba en las sombras, habían cosas peores...



-HAAA- un fuerte grito lleno el área, un soldado desapareció, antes que pudiera voltear otro detrás mío salió arrastrado por el piso cubierto por la noche...

-En circulo no se separen!- Grito Atreyu, sacando dos pistolas y apuntándolas hacia derecha e izquierda, el otro guía hizo lo mismo- Barack la retaguardia ustedes cuatro con el- comenzó a dar instrucciones rápido- Solo es un licántropo cosa fácil..

-Son tres licántropos pedazo de idiota - Susurro entre dientes Presea, pegándose a mi como si fuera una extensión de mi cuerpo, parecía totalmente en trance, enfocada en un solo punto, pero por el tiempo que estuve con ella, para este momento tenia todo el terreno cubierto en su mente. De pronto todo fue muy rápido sentí unas fuertes manos empujándome hacia atrás, mientras retrocedía por tal fuerza, veía como una gran masa gris arrancaba paso por centímetros de mi, casi arrancando el brazo a Atreyu, mientras este intentaba dispararle todo el cartucho de su arma. No entendía por que ella no se movía para ayudarlo, siempre creí que no le interesaba nadie pero no a este extremo, segundos después mi respuesta apareció directamente hacia mi, un lobo, un licántropo lanzado como una bala hacia mi, no paso ni segundos antes que Presea se lanzara contra la pared para coger impulso y atinarle una dura patada en la cara a aquel monstruo haciéndolo retroceder, no me lo creía, era imposible ella hizo retroceder al licántropo sin tan siquiera despeinarse. Lo miraba con una atención gloriosa antes de que su pie derecho tocara el piso el otro ya estaba en el aire esperando el impulso del que llegaba al piso para atinar otra patada al licántropo q tenia encima del Caballero, atinándole en el tórax, lanzándolo varios metros atrás, reconocí el siguiente movimiento sacaba sus Katar, por fin la volvería a ver en acción, a mi ídolo Presea. La bestia se le lanzo encima, pero ello dio un pequeño giro atinándole otra patada en la garganta , no podía creer como podía atinar los golpes con tanta precisión, de sus brazaletes saco el hilo, tan delgado que era casi invisible a la vista , comenzó a hacer rápidos movimientos al rededor de la bestia , de un lado a otro esquivando todas las embestidas posible, luego, lanzo una patada a la pared y se vio claramente ante la luz, el licántropo estaba totalmente enredado por el hilo, era incapaz de romperlo, se notaba como intentaba romperlo a toda costa y como al mismo tiempo solo lograba rasgarse la piel.

-Pero que diablos haces mirándome! - Dio un grito de molestia ante mi inmovilidad, sin dejar de mirar fijamente al licántropo -debo ayudar al otro grupo o terminaran de cena, aun no se manifiesta el otro - yo estaba totalmente congelada de miedo, no podía mover ni un musculo, no podía creer que me pidiera combatir contra licántropos yo, yo no soy tan fuerte como ella -Paladín Rosse Despierte!!!!!- Grito totalmente encolerizada mientras con sus Katar, cuchillas que salían de sus brazaletes de no mas de 50 cm, totalmente afiladas, siempre fanfarroneaba que eran mas duros que el acero, ella modifico las mías para que se adaptara a lo que me enseño, era cierto ella me entreno para este momento, no era débil, ya no lo era, si me acobardaba ahora, nunca mas podría verle a la cara, la mire a los ojos, ella se dio cuenta que estaba lista, dio un rápido giro cortándole una pata al lobo gigante mientras se tiraba por una esquina, a pesar de que estábamos en un cuarto piso no dudo en lanzarse en pro del otro grupo que ya había bajado y estaba rodeado por los otros dos licántropos- No me decepciones- la escuche decir mientras se lanzaba en picada.



Solo quedamos los dos, me miraba totalmente furioso, mientras la pata pareciese se comenzaba a regenerar, ella confió en mi yo puedo hacerlo, se que puedo hacerlo, no soy un soldado deje de serlo por ella, tenia que pelear, enfrentar a la bestia y derrotarla, estaba preparada para esto, tenia que recordar todo lo que me enseño, sentir su aroma, sentir el viento, la tierra , relajarse, sentir sus latidos de su corazón , el correr de su sangre, moverme y anticiparme a sus movimientos , leer sus ataques como un libro abierto, esperar lo inesperado y devolver rápidamente cada golpe, golpear con precisión , usar los hilos de mis brazaletes como indestructibles cadenas ,esquivar hasta el ultimo de sus ataques sin excepción, lo recordaba todo, absolutamente todo lo que me enseño, en especial la mas importante de todas las reglas, la mas importante de todas las leyes q me implanto para mi existencia, aun recuerdo claramente el día que me lo dijo y la forma como lo hizo, “Recuerda esta ley y ponla por sobra toda tu existencia, NO TE DEJES MATAR” podía escuchar el recuerdo sus palabras letra por letra, en aquel momento ella me había vuelto a bautizar y hoy volveré a nacer y esta será la prueba de que estoy viva, yo, yo soy una paladín, La Paladín Rosse...





3 Comentarios:

Ro§§e dijo...

hola tonto ajenooo ... tontito ilegal... tontillo sin ley jejeje... amante eterno de la luna... aullador eterno por el amor k dejo partir... xD

amix pense k solo seria el seudonimo plop jejeje...
ya creo k todos tamos esperando pronto el cap 4!!... ya sabes k soi tu amia i admiradora forever... y amix pase lo k t pase en esta vida crazy...NUNCA JAMAS DEJES DE ESCRIBIR NI DE PLASMAR TUS SUEÑOS Y FANTASIAS... YA K TUS ESCRITOS INSPIRAN A MUXOSS DE NOSOTROS... eres chvr...y llegaras + lejos de lo k tu mismo deseas llegar, escribes genial x eso te envidio i admiro jajaja... y sigue ehhh nu nus dejes con la intriga ahhh...
NOTA: una vez me preguntastes como mataria a alguien... si le daria una muerte larga o una muerte piadosa es decir rapida... te respondo: depende a kien sea k este matando en ese momento...
si es alguien a kien kize tanto i x lo consiguiente el k mayor daño causo... px le daria la muerte mas dolorosa y larga... devolviendole lo k una vez dio... y si es alguien "X" k por
casualidad se metio en mis asuntos x decirlo asi... px seria una muerte piadosa xD... y si algun dia puedes me gutaria escribir algo con tu asesoria jejeje... eres mi maestro mi mentor xD
plop ... jijiji

Casi un Dios dijo...

orale, me gustó un montón

Halrrik Van Soul dijo...

Rosse: XD se gracias amia siempre tan efusiva XD y si el contrato decia q podia hace cno tu nombre XD lo que quiera jejejejeje XDDDDD se te quiere amigaaaa linda


Casi un dios: Gracias por la visita espero podr verte mas seguido por aqui