jueves, 29 de enero de 2009

Carmesi: Orienes Capitulo I





Carmesi: Orienes Capitulo I

AULLIDOS

Detesto los días calurosos, casi siempre son indicios que terminara mal, para mí por supuesto. No solo por lo mal que me viene el calor; si no por lo peor que le caen a mis ojos, digamos tienden a ponerse de un color rojo carmesí, y me veo resignado a llevar puesto las gafas todo el día, que desastre.

-Kael aquí tienes tu lista de reuniones de hoy, trata de no perder la agenda esta vez - Me lo dice Teresa con ese tonito que tanto detesto, claro que si me pongo a enumerar las cosas que detesto se me adormecerían el cerebro de tanto pensar.

-No te preocupes... - Respondo cogiendo la agenda sin prestarle la mas mínima atención.

La típica agenda del día, alguna que otra reunión y unos espacios en blanco que significa, "te jodiste como no hay nada te tocara hacer o cubrir a alguien cuando desaparezca”, Suerte que siempre se me ocurren motivos para evadir esos favores que me piden en medio de mi ya ajustada agenda diaria.

Lo de siempre caminar hasta la parada de buses, comprarme el café helado para bajar el calor, por si acaso paso por el banco para sacar dinero, pero para variar decido no hacerlo “Bah que puede pasar es solo una agenda de rutina no creo necesitar mas dinero del que ya tengo” pienso mientras paso de frente.

-Buenos días Sr Kael, la Srta. Norma la espera.- Me dice recepcionista de mi primer punto de reunión para engatusarla y venderle alguno de los productos de la empresa.- Que puedo decir no es que adore mi trabajo pero me distrae y la agenda diaria suele darme la gracia de hacer que el día pase rápido.

-Hola Norma – Siempre a secas y tuteando a mis clientes “Bueno mas a las clientas” - Como haz estado, me gusta tu nuevo corte – Claro también me gustaba su escote pero no era algo que por el momento deba decir-

-Gracias Kael tu siempre tan coqueto – Me responde ella aun un poco roja, pero ya acostumbrada a mis “métodos” –

-Y ni te digo lo que tu escote hace pasar por mi cabeza – Que diablos mejor fuera que dentro – Pero bueno hablemos de negocios.

- Oh vamos Kael tenemos mucho tiempo sígueme hablando. – Bueno no se si era bueno para esto, pero como decía hacia pasar mucho mas rápido el día y mas no podía pedir para mi pues de vez en cuando tenia algo mas de suerte de la que estaba preparado para tener.

La típica reunión, donde pierdo media hora hablando de trivialidades tratando de contener esas ganas animales de acercarme y quitarle la ropa, en fin uno tiene sus necesidades y obviamente ella también pues me como dije a veces tenia mas suerte de la que estaba preparado a tener.

Mientras mas rápido llegue a mi siguiente reunión, mas rápido podrá pasar el día, digamos que mi estilo de vida es buscar la manera mas eficiente de que el día pase sin darme cuenta, dejar que los minutos se hagan eternos era condenarme a una tortura sin cesar de la cual no estoy dispuesto ni a pensar.

Por un instante salto del piso con una casi ridícula agilidad, he de admitir q los movimientos bruscos no es lo mío.

-MIERDA- Grito casi por instinto, un perro grande apareció, como odio esas cosas, en verdad las odio, pero por sobre todo, por que les temo, no puedo creer que toda mi vida todo perro que veo siempre me termina ladrando o en el peor de mi desafortunada suerte termina intentando convertirme en su desayuno.

Si no fuera por la exagerada población de perros, en esta ciudad me hubiera animado a salir mas a la calle de niño, pero como “haya arriba” se empeñaron a hacérmela difícil, pusieron un perro grande y fuerte en cada esquina de mi aburrida vida en algún momento creí estar destinado a huir de esas cosas con cuatro patas y colmillos de miedo.

Con este nuevo análisis filosófico perruno, como que se me facilito el día y la agenda que tenia es una suerte son las 6 habiendo he terminado todo y este teléfono acusador no ha sonado para arrimarme lo que al parecer ha sido una labor agradable, parar variar, eso significa que será un día bueno. “Ring”

-Joder! dije “día Bueno”- Casi grito al contestar el teléfono, no puedo evitarlo hablar solo es una de mis especialidades, diría que lo hago mejor que cuando hablo con alguien.- Alo! Quien es.

-Kael, hay un problema tienes que ir al puerto hay que recoger unos documentos por favor ve.- Me habla teresa con ese tonito manipulador de niña, que según ella me persuade- Por favor nenito anda no tengo a nadie mas. –Y así lo tuviera igual me harías ir.- Pendeja”... Que puedo decir estamos conectados.

-Salgo en seguida… – Lo dije con todo el desprecio que mi voz pudo reproducir, aunque tampoco es que este me saliera tan bien como hubiera querido, no se que tenia en este momento, estaba totalmente raro algo andaba mal, pero quería acabar temprano y mientras mas rápido hacia eso mas rápido estaría en casa durmiendo así por fin el día habría terminado. Terminar el día era mi único objetivo.

Muchos de los otros trabajadores se negaban a venir a esta zona por que la consideraban “zona roja” pero para mi no era problema solo era caminar entrar y salir muy rápido, pero esta vez oscurecía mas rápido de lo que esperaba, para mi suerte estaba todo alumbrado, camine lo mas cerca de la luz, entre a aquel edificio, el sobre estaba en portería lo mejor que me pudo pasar.

Salí de ahí tan rápido como entre, al mirar al cielo note una gran luna en el cielo, me causo un extraño sentimiento bastante reconfortante; por alguna razón decidí ir por la oscuridad, esta siempre me atrajo desde niño y cabe decir q jamás le tuve miedo alguno solía sentirme mucho mas seguro en ella que en la luz.

Caminaba a pasos firmes me solté un poco la corbata para sentirme mas cómodo, de pronto sentí algunos pasos cerca por donde yo ya había pasado el camino de la luz. Era una especie de perro q me miraba lo que me faltaba un perro, por lo que mas quieras no me muerdas” pero sin embargo este solo me miraba muy quieto, me pareció un perro un poco mas grande lo normal, de un pelaje negro como la noche, parado como una estatua firme e inmóvil, la mirada fija en mi, era increíble que ni la cola se le movía con el batir del viento, observándolo bien parecía un caballo mas que un perro pero seguía siendo un perro (o algo así) esa clase de especie que estadísticamente en mi vida me termina atacando así q decidí meterme mas en la oscuridad, oscuridad? Peligros dentro o un perro? Definitivamente la oscuridad”, esa era una respuesta muy común en mi desde que tengo uso de memoria siempre he preferido rodear la manzana o preferir quedarme parada en la puerta de la casa por horas con tal de evitar a estos canes, si hicieran una encuesta de valentía no creo quedar en buen puesto, no señor ser valiente no es lo mío y cuando se trata de perro la cobardía es mi primera opción.

El pasaje oscuro no me pareció del todo malo solo era caminar rápido, como no veía por donde iba no tenia q preocuparme de lo que no podía ver, fácil razonamiento que me acompaño buen tiempo, no se cuanto abre caminado o cuantas vueltas abre dado que por un momento definitivamente no sabia donde estaba, pero una persona que me seguía a ritmo calmado al parecer tampoco por q no dejaba de seguirme, de pronto de una esquina aparecieron dos mas y de la otra donde había un poste apagándose estaban dos tipos sentados . Aquel que estaba detrás uno alto con polo corto bastante fornido, test morena y cabello corto, comenzó a silbar, los demás al oír esto se acercaron. “Mierda ya me jodi” fue lo único que paso por mi mente, por un momento pensé que podría enfrentarlos pero, tenia que ser realista solo el que me seguía bastaba para noquearme con solo soplarme, como dije las actividades físicas no eran mi especialidad.

-Ya ya tranquilo suelta todo lo que tienes- Dijo uno de ellos mientras venia corriendo con navaja en mano, por simple instinto estúpido intente hacerme el valiente pero, al ver que los demás también se acercaban hasta ahí llegaron mis ganas de ser héroe.

-Te crees valiente –Dijo otro de los que corría, sacando un palo largo que con la mala suerte que tenia seguro no era de madera, pensé colaborar pero este de inmediato me ataco directo a las piernas para tirarme al piso, pero no se como ni porque lo esquive con cierta facilidad, sentía la adrenalina correr por mi cuerpo, con mis manos estaba empujando al que estaba detrás mío, mientras con el maletín estampaba un lindo recuerdo a otro que llegaba “Soy un tarado que acabo de hacer” mi heroica , los mas estúpido que había hecho en mi vida, y había hecho muchas estupideces, pronto me daría cuenta, en realidad no sentí nada, no era como siempre lo hablaban, sentí algo frio rosar mi piel luego una humedad que recorría mi espalda, de pronto lo mismo sentí en mi pecho una y otra vez, era curioso que a mi cabeza solo venia la imagen de ese enorme perro “Diablos debí seguirlo”…

-Idiota por que hiciste eso- oí gritar a uno de ellos.

-El muy bastardo me ataco, que se pudra! –Grito uno mientras volvía a moverse y sentí nuevamente ese helado sentimiento bajo mi piel, y nuevamente ese liquido recorrer mis piernas…

-Ya se nos Estropeo la fiesta, enfríenlo de una vez o nos delatara.- Esas fueron las ultimas palabras que logre escuchar con claridad, luego solo sentí golpes, y mas cuchilladas perforándome la piel supe que ese era mi fin, no había forma de salvarme, no había nada mas que hacer. Siempre creí que cuando uno muere escucharía campanas o trompetas o alguna de esas cosas que no paraban de decir algunos personajes “regresados del mas haya”; yo solo escuche un sonido que resonó en mi cabeza como fuertes tambores desapareciendo incluso el dolor y este sentimiento de miedo, imparable pero por sobre todo incontenible, un sonido que sonaba mas como un feroz aullido…-

3 Comentarios:

el piano huérfano dijo...

ufffff que tenso me has atrapado hasta el final, pero no es el final, cuando sigues...-muy bueno, atrapa al lectroun abrazoPor cierto, sobre tu comentario en mi blog, es cierto saber amar es un arte, el arte del amor como el libro "el arte de amar"

Silvia dijo...

hola!muy bueno...me atrapo...habrá continuación...gracias por compartir....cariños.silvia cloud

Halrrik Van Soul dijo...

Piano Huerfano: Gracias epero te siga gustando los otro capitulos que ire subiendo poco a poco espero no decepcionarlos.Silvia: Gracias espero t guste lo demas pondre todo d emi en ello