domingo, 21 de diciembre de 2008

Y tu estas ahi...


Tú estas ahí, sentada en tu esquina del mundo, ahí en aquel paraje que con tu presencia haces ser un paraíso, tu estas ahí quizás un poco lejos de mí pero jamás sin mí.

Te buque tanto, te he esperado desde cuando? , te he soñado tantas noches, tantos días caminando buscando, en mi camino tu andar, buscando en esa brisa del mar tu aroma, tantos días mirando a la luna buscando en ella tu imagen , buscando quizás ahí encontrarte.

Tu estas ahí, sentada en tu rincón de sueños, ahí mirando hacia la luna, respirando profundo para que no te gane los nervios, estas ahí sentada respirando, liberando en silencio algunos suspiros esperando que en ellos , en alguno de esos puedas captar mi aire.

Y te conocí, te encontré aquel día de épocas oscuros, aquel día curioso en que yo, como viejo general solo opte por cuidarte, y tu como valiente guerrera solo luchabas a tu manera, no halle forma de entender ni mucho menos seguirte , así que solo opte por mirarte...

Tu estas ahí , sentada en ese pedazo de mundo del cual quisiera ser parte, sentada sintiendo el latir de tu alma, escuchando el susurro de aquel verso que escribí la primera noche que te dije te quiero, sin que te dieras cuenta...

Y a pesar de todo, de esas piedras, lagos y una que otra montaña que se puso y dispuso no hacernos vernos, sentirnos y quizás querernos, creo a estas, les falto fuerza para lograrlo por que a algo más que eso llegamos...

Y tu estas ahí, sentada cuidada por la luna, y yo aquí sentado en mi rincón del mundo, cada uno por su lado, pero al mismo tiempo unidos por esos mensajes secretos enviados en cada suspiro, esos que solo logramos cuando nos extrañamos... y a veces cuando nos necesitamos...

Y llego ese dulce mes, aquel esperado con angustia, miedo y un secreto sentir que quizás aun ahora esta ahí escondido metido entre esos ojos y ese hermoso corazón, llego ese dulce día donde un te quiero no basto para intentar contener las caricias y besos guardados...

Y tu estas ahí, escuchando aquellas canciones, esas mismas que cuentan sin saberlo parte de nuestra historia, pero incluso ya en ellas se les va acabando las letras para terminar de contar lo que ya paso y si te digo lo que pasara creo que aun no diseñan tal canción

Fueron tantas horas, tantos segundos, en los que poseí el alma de un ángel entre mis brazos, fueron tantos momentos secretos ocultos entre calles ajenas, en los que unos amantes decidieron ser niños, en los que un par de almas jugaron a ser uno...

Y tu estas ahí sentada en tu esquina del mundo y yo aquí en la mía suspirando, recordando, por momentos rezando pero por sobre todo, pensando en ti como quizás tu en mi...

3 Comentarios:

Maikita dijo...

Como la seda, palabras que se resbalan en el tobogan de emociones, Es lindo

Nela dijo...

Pasamos la vida soñando, esperando, amando...y sí, un suspiro que se da, es un beso que se pierde.

Besos

Merce dijo...

Muy bonito y sentido
Un beso