jueves, 28 de febrero de 2008

A ti por quien llegué Tarde



A ti por quien llegué tarde.

Sabes? tengo la costumbre de, algunas veces, llegar puntual a mis reuniones, incluso podría asegurar que en ciertas ocasiones he llegado hasta con horas de anticipación, pero vaya que esta vez lo compliqué todo pues llegué tarde a la más importante de todas mis citas, conocerte.

Quizás estando tú sola hubiera tenido más oportunidad o quizás no, eso no lo sabremos cierto?, Pero aquel beso? Podría significar que estando sola tendría la oportunidad de tenerte? Eres tan compleja y perfecta como la misma luna que hoy colabora en darme luz para escribirte las suficientes palabras, no para que cambies de opinión si no para mostrarte nuevamente mi corazón; para mostrarte en mi último aliento, mi alma, mi razón de existir, mi más puro amor. Curioso que el día que te conocí no eras más que una conocida para mi, una persona en la que pensaba no tardaría en perder comunicación y ser una simple persona más, pero en lugar de eso solo charlábamos más, solo bromeábamos, conversábamos, salíamos paseábamos más y más a tal punto que no podía despertar si no era en tu pensar, no podía dormir si no era sabiendo que tú pensabas en mi.

En esta mi última carta no pienso plasmar ningún verso ni cantar de solemnes estrofas que haga brillar tus ojos como solo brillan al leer mis poemas, al leer mis cartas. Si esas cartas que solo desde que te conocí escribo con tal ahínco y ciega entrega. NO SEÑOR hoy aquí, en esta carta no habrá palabras bonitas, no habrá aquel manto ilusorio llamado poema ni aquel juego de palabras llamadas versos, hoy en mi carta plasmaré mi dolor, mi llanto y mi condena, en esta cruda e incógnita prosa, que no tiene fin y quizás si lo vuelves a leer verás que tampoco inicio, aunque entrando en lo literal esta prosa inicio en tu mirada y terminó en tus crueles palabras “Lo amo a él”.

Que te perdone? Por que habría de hacerlo?, no has hecho nada malo amor mio, por favor no me pidas eso, aquí el que debería pedir clemencia y suplicar perdón soy, Si soy yo, pues aquel que llegó tarde a tan infaltable cita fui yo, yo soy quien debería estar ahí, en aquel hermoso castillo, yo debería estar a tu lado y no él, PERO NO SEÑOR!!! Llegué tarde, así es llegué tarde al momento en que debí luchar por tu amor y ahora que quiero hacerlo no puedo luchar algo que ya fue entregado y profanado con tal premura que pareciera saber que llegaba pronto. No mi amor, no debo perdonarte nada, no puedo culpar a tu corazón por mi torpeza, jamás me atrevería a culpar a tus ojos por mirarlo a él cuando yo no estaba para que me mires, no podría culpar a tus manos por ir con las suyas cuando no pude ofrecerte las mías, no podría jamás ni atreverme a culpar a tus labios por besar los suyos cuando los míos ni conocías, quizás duela decirlo pero no puedo culparte por estar con él , aunque mi amor discúlpame que lo diga de nuevo, pero deberías estar conmigo. Perdón!! una vez más te pido, si lo sé, lo sé, claro que lo sé, no hago más que disculparme y no tomo medidas de mis actos, para evitar disculpas y promover los hechos, pero ay mi amor, no sé que más hacer, si esto fuera la guerra te diría que mi fusil está ya sin pólvora, sin contar que ya está húmeda, ahogada en mis lágrimas… y que el filo de mi espada se ha perdido por usarla contra duras rocas que encontré para llegar a ti.

Usé versos, rosas, canciones, e incluso caretas para mostrarte que tu felicidad podría estar conmigo, hice secreto pacto con la luna para que bajo ella poder amarnos sin que aquel se entere de que no todos tus latidos eran para él, hice un pacto con Baco para que con el néctar de su sangre liberemos nuestros sentimientos sin temor a que el mañana nos interrumpiese, hice un pacto con la tierra para que sepa guiar mis pasos en aquella danza sin fin que iniciamos. Hice un pacto con tus labios para que me mostraran el camino a ellos y te diré una cosa mi amor, ellos en secreto aceptaron.

Perder en el amor es una de las cosas mas dolorosas que hay, creo que por tercera vez tengo que aprender esta lección pero no tengo miedo de afrontar este resultado, pues tengo el regocijo de haberte amado, de haberme entregado, luchado por ti, pero te diré sin miedo y titubeo que no dudaría en pedirte que regreses a mi, pues mis lágrimas ya no quiero derramar, no me abandones así, dejándome con tu pensar en mi , no me dejes esperando que logre olvidarte pues bien sabes que no lograré tal cosa, aunque creo que la diferencia sería más bien que no quiero olvidarte, no sabes cuanto dolor causará el separarme de ti, pero que raro no? Hablo mas bien como si alguna vez te hubiera tenido, que curioso no? Hablo mas bien como alguien que perdió algo, como es posible que yo este llorando por haber perdido un amor que jamás he tenido….?

0 Comentarios: